El ego quiere que pensemos que somos únicos