El día que la mierda tenga algún valor ...