Amo a la humanidad, pero, para sorpresa mía ...