Tus defectos como hijo...