Nunca digas lo que realmente piensas...