Gracias a Twitter, por fin la frase