No dejes que nada te desanime, pues,