Si eres feliz, escóndete.