Cuando tienes razón, nadie lo recuerda.

Cuando tienes razón, nadie lo recuerda.