Qué sabrás tú qué es la locura…
Si hasta para saltar en los charcos,
mides su profundidad antes de pisarlos